Palacio Real y Cocido Madrileño

Hoy os traemos una idea perfecta para estos días taaaaan fríos, en los que cuesta salir de casa y solo lo conseguimos cuando el sol calienta un poquito y el plan que tenemos por delante sabemos que nos va a reconfortar tanto como éste ;)

Empezamos el plan con un paseo a última hora de la mañana por la zona del Palacio Real, Plaza de Oriente, Ópera y callejeando por las elegantes calles cercanas al Senado: Monasterio de la Encarnación, Plaza de la Marina…

Palacio Real + Cocido1

Para comer elegimos un menú muy tradicional e invernal, un buen cocido madrileño cocinado al carbón y servido en pucheros de barro. Así que pensamos directamente en uno de los sitios más famosos de la ciudad sirviendo este plato, la Taberna la Bola (C/ Bola, 5). Al llamar con poca antelación, nos dijeron que estaba todo completo, aunque nos dieron solución.

Desde el invierno pasado, para atender toda la demanda que tienen, sirven el mismo cocido en un local cercano, el Café de Chinitas (C/ Torija, 7). Un restaurante y tablao flamenco de lo más pintoresco para los que no frecuentamos estos sitios un poco para “guiris”, que resulta ser un entorno ideal para disfrutar del cocido calentito que estaba delicioso!!! En cuanto al precio, es el mismo que en la taberna La Bola, 21 € por cocido, que está bastante bien para el precio que tienen otros cocidos afamados de la ciudad.

Palacio Real + Cocido2

Espero que os haya gustado este plan molón invernal y os animéis a probarlo!! ;)

Paseo por Lavapiés y Comida en Los Chuchis

¡¡Hola amigos de Planes Molones!!

¿Qué tal estáis? Antes de nada quería agradeceros que sigáis estando al otro lado y continuéis entrando a visitarnos para leer nuestros post pasados, a pesar de que hace algunos meses que no se actualiza el blog. Espero ir retomándolo, con algunas novedades, los que me seguís en Instagram ya habréis visto que en breve aumenta la familia de Planes Molones y nos dedicaremos también a los planes para los más peques de la casa.

En estos meses también hemos cumplido nuestro primer aniversario, un año cargado de paseos, viajes, exposiciones, restaurantes, tiendas y mucho más que esperamos os hayan gustado y sido de utilidad!! Hoy volvemos con el último plan molón que hemos hecho.

El finde pasado aprovechamos que el frío nos daba un poquito de tregua y que hacia un sol espectacular para ir a comer a uno de nuestros restaurantes preferidos, Los Chuchis (Amparo, 82), del que ya os hablábamos hace unos meses en este post. Antes de la comida hicimos una pequeña ruta por el barrio donde se encuentra el restaurante, Lavapiés.

Desde el centro del barrio, la plaza de Lavapiés, fuimos recorriendo sus estrechas calles repletas de tiendas con productos de todo el mundo. Nos dirigimos a la plaza de Agustín Lara, donde os recomendamos visitar la Biblioteca Escuelas Pías, ubicada en una antigua iglesia, y subir a la azotea, donde se encuentra Gau&Café (Calle Tribulete, 14, 4ª Planta), un bar con terraza perfecto para ver desde las alturas los edificios con corralas de la plaza y disfrutar las noches de verano al aire libre.

lavapies+chuchis1

Desde aquí, nos acercamos a conocer el Mercado de San Fernando (c/ Embajadores, 41). Nos gustó mucho y tenemos que volver otro día con más tiempo para comer allí. Puestos de mercado de toda la vida, pequeños bares y barras de lo más auténtico y con una pinta buenísima que distan de los mercados gourmet que se han puesto ahora tan de moda, donde no siempre se come tan bien y a unos precios desorbitados.

Nuestra última parada antes del almuerzo fue en la Tabacalera (Embajadores, 53), edificio construido en época de Carlos III, reconvertido ahora en centro cultural. Sólo visitar el edificio por dentro ya merece la pena y suele contar con exposiciones de arte moderno de lo más curiosas, como está que os mostramos en las fotos de hoy. Los murales de sus muros exteriores también son chulísimos.

lavapies+chuchis2

lavapies+chuchis3

Llegó la hora de comer y nos dirigimos a Los Chuchis. Como ya os contábamos, uno de nuestros restaurantes preferidos, muy acogedor, no demasiado grande por lo que os recomendamos reservar unos días antes. Ofrecen un menú de platos caseros de influencia “british” a un precio muy ajustado: 14,5 € con una bebida y postre o café, incluso los fines de semana. Nosotros probamos los 3 entrantes, todos deliciosos! De segundo, ya que hacía mucho tiempo desde nuestra última visita, no pudimos resistirnos a su plato estrella: el cerdo asado. La próxima vez pediremos el cuscús que también está riquísimo. De postre: un bizcocho de pera y romero (lo que más nos gustó), otro de plátano y chocolate y natillas de caramelo.

lavapies+chuchis4

Y hasta aquí nuestro primer plan molón de 2015! Hasta pronto!!

Escapada molona a Segovia

El plan molón que os traemos hoy es un clásico, pero no por ello resulta menos apetecible, sobre todo en esta época del año, los días son aún cálidos y el ambiente otoñal invita a salir de la ciudad.

En poco más de una hora desde el centro de Madrid en coche, o en media hora en tren, llegamos a Segovia. Nada más poner un pie allí, ya nos olvidamos de las prisas de toda la semana y disfrutamos de un agradable paseo desde el Acueducto hasta la Plaza Mayor, la Catedral y, por último, el impresionante Alcázar. Todo esto con tranquilidad, parándonos delante de los edificios antiguos, de los escaparates, de los rincones que llaman nuestra atención…

Monumentos

En esta escapada también teníamos un plan especial: conocer la preciosa y mágica tienda de Olivia Soaps (Calle Velarde, 9). Sus jabones, velas y todos los productos únicos que seleccionan con mimo se pueden comprar online http://www.oliviatheshop.com/, y disfrutar en casa. Entrar en su tienda es un placer para los sentidos: su cuidada decoración, lo maravillosamente que huele todo, lo bien que te asesoran…así que salimos de allí con un buen botín que ya perfuma la casa de los miembros de Planes Molones!

olivia

Tras el paseo y las compras, fuimos a comer a uno de los restaurantes más tradicionales de la ciudad: José María (Cronista Lecea, 11) a comernos el menú segoviano por excelencia: Judiones de la Granja y Cochinillo. Todo de rechupete y con la ceremonia del propio José María saludando a todas las mesas y partiendo el cochinillo con el plato.

JoseMaria

Un plan muy otoñal que os recomendamos si os apetece salir por un día de la ciudad.

Y no os perdáis el próximo post con otra escapada molona que nos ha encantado: Sigüenza, Brihuega y Pastrana ¡Muy pronto en Planes Molones!

Rentrée otoñal

Toc toc, ¿hay alguien ahí? ;)

Tras un verano tranquilo, ya llevamos varias semanas disfrutando de los planes más urbanos y, por fin, he sacado un ratito delante del ordenador, para acercaros nuestras propuestas de ocio, desde un punto de vista personal y cercano.

Empezamos el mes de septiembre despidiendo algunas de las exposiciones del verano: Cartier Bresson en Fundación Mapfre, Mitos del Pop en el Thyssen; conociendo restaurantes de los que os hablaremos pronto como el Café Federal, el Bar Galleta…empezando a disfrutar de nuevo de todo lo que Madrid nos ofrece…en Planes Molones estamos de rentrée.

El primer plan molón con mayúsculas lo vivimos ayer tarde, asistiendo a la 2º Fede’s Experience en uno de nuestros lugares favoritos de la ciudad, Federica&Co (calle Hermosilla, 26). Una tarde perfecta en su maravilloso jardín, realizando varios talleres con la llegada del otoño como protagonista en los que aprendimos cosas tan chulas como: decoración con plantas aromáticas con los chicos de Savia Bruta y a tejer prácticos cestos de cuerda con Black Oveja.

Rentree_otonalIMG_20140920_180629 IMG_20140920_220100

Como guinda final, vivimos una sesión culinaria especial Bistró de la mano de Federica, en su acogedora cocina nos sentimos como en casa, y preparamos un menú très français:

  • Tabla de quesos y vinos para empezar.
  • Magret de pato con salsa de pimienta acompañado de higos horneados con miel y piñones y patatas fritas estilo Fede.
  • Tarta fina de manzana.

Tras cocinar con Federica, disfrutamos de una exquisita cena y charla con las chicas que asistimos a estos talleres, entre ellas conocimos a las simpáticas hermanas de Reina Mora, que nos contaron con ilusión su proyecto para ayudarnos a que cualquier fiesta, reunión con amigos, boda… resulte de lo más delicioso ¡Mucha suerte, chicas!

Fede’s experience nos ha encantado, es un plan de lo más especial, que podéis vivir vosotros también, ya que organizan varios talleres de cocina súper apetecibles en las próximas semanas. ¡Ya nos contareis si os animáis!

Casa Decor y Café de París

Cada año por estas fechas tiene lugar en Madrid la exposición de decoración e interiorismo Casa Decor. Un proyecto muy interesante que en cada ocasión se celebra en un sitio diferente, siempre se trata de un edificio emblemático de la ciudad: una antigua embajada, un palacio, una casa señorial… Este año tiene lugar en la calle del Barquillo, 12, en la antigua sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), construida en 1875.

Imagen

Dentro del edificio, podremos conocer más de 50 proyectos de interiorismo y decoración, que parecen sacados de las mejores revistas: cocinas de campo, salones señoriales, dormitorios con mucha personalidad y hasta un precioso jardín invernadero. Además de la exposición, podremos asistir a talleres, encuentros con blogueros especializados en decoración, conciertos…

ImagenImagen

Casa Decor Madrid 2014 estará abierta hasta el próximo 22 de Junio en la calle Barquillo. Si os gusta la decoración y conocer edificios curiosos, a los que normalmente no tenemos acceso, este es vuestro plan.

Para completarlo, a la hora de la comida nos acercamos a conocer un restaurante que ha aterrizado hace pocos meses en Madrid, el Café de París (Conde de Aranda, 11). Con un menú único compuesto de ensalada, entrecote y patatas fritas à volonté, importa a la capital madrileña la famosa salsa Café de Paris, creada en Ginebra en los años 30. Una salsa “secreta” compuesta de diferentes especias con una base de mantequilla que acompaña a un delicioso entrecote al punto que elijamos. Una comida muy rica que podemos disfrutar en un ambiente de auténtico bistró. Los postres tienen también de influencia francesa: Crème Brulée, Fluido de chocolate, Hojaldre de manzana…

Imagen

Nos queda pendiente acercarnos una noche a probar sus cocktails, como el kir royale, que es uno de nuestros favoritos, sus tapas de steak tartar y la tabla de quesos, un plan perfecto para pasar una noche parisina en Madrid.

La Cámara Indiscreta y Hanakura

Inauguramos el mes de Junio con nuestro último plan en Madrid: visita a la exposición “La cámara indiscreta” y comida en el restaurante japonés Hanakura.

En una de las sedes del Canal de Isabel II (Santa Engracia, 125) se encuentra una sala de exposiciones diferente. Se trata del “Depósito elevado de Chamberí”, un depósito de agua que estuvo en funcionamiento hasta mitad del s. XX. En el año 86 se le dio el uso que tiene actualmente: sala de exposiciones fotográficas. En este lugar, hasta el día 27 de Julio podemos visitar la exposición “La cámara indiscreta: Tesoros cinematográficos de Magnum Photos”.

LaCamaraIndiscreta

La exposición nos muestra curiosas imágenes que los fotógrafos de la prestigiosa agencia Magnum obtuvieron “colándose” en los rodajes de películas muy conocidas que se filmaron entre los años 50 y 70: Candilejas, Rebelde sin causa, La tentación vive arriba, Moby Dick o El planeta de los simios. Actores tan míticos como Marilyn Monroe, Charles Chaplin, James Dean, Elizabeth Taylor o Anthony Perkins se presentan ante nosotros de una manera más natural, mostrándonos curiosidades del rodaje que no estamos acostumbrados a ver. Un plan muy recomendable, tanto por la calidad de las imágenes que los fotógrafos de Magnum siempre conseguían, como por la posibilidad de descubrir este precioso edificio.

Para comer, volvimos a echar mano de nuestro experto en Chamberí, Marco, quien nos recomendó uno de sus restaurantes japoneses preferidos, que a partir de ahora, es también uno de los nuestros. Os hablamos de Hanakura (Murillo, 4), un pequeño restaurante de ambiente tranquilo y agradable, donde podemos encontrar auténtica comida nipona.

Hanakura

Comenzamos la comida con una de las recomendaciones especiales de su carta: nigiris de pez mantequilla flambeados con trufa (espectaculares!), nigiris de tartar de salmón, rollo tempurizado con tartar de atún (también delicioso). Como plato fuerte, probamos por primera vez el okonomiyaki de marisco, según nos cuentan en su web: el okonomiyaki es frecuentemente comparado con la tortilla francesa, la pizza y los panqueques por la variedad de ingredientes que puede contener, e incluso llega a ser llamado pizza japonesa. Es una comida de las clases populares. A nosotros nos gustó mucho, aunque puede resultar un poco intenso de sabor, por eso es recomendable pedirlo para compartir. Para acompañar la comida pedimos unas cervezas japonesas: Asahi y Kirin. El precio nos pareció muy bueno para la calidad que ofrecen, un poco más de 20 € por persona.

Hasta aquí el primer plan molón del mes de Junio, esperamos que os haya gustado y ¡nos contéis si seguís nuestros pasos!

Viajes Molones: Nápoles y la Costa Amalfitana

Hoy en Planes Molones toca post viajero. Hace unas semanas conocimos una zona con la que llevábamos mucho tiempo soñando: Nápoles y la Costa Amalfitana.

Esta parte de Italia tiene muchísimo que ver, así que hace falta cerca de una semana, al menos, para poder conocerla a fondo. Nosotros tomamos como base de operaciones un pueblecito cerca de Sorrento, Sant’Agata sui Due Golfi, y desde allí, con una furgoneta alquilada fuimos haciendo excursiones para conocer toda la zona.

Para el alojamiento volvimos a echar mano de una de nuestras webs preferidas, Airbnb, y encontramos una preciosa villa con vistas a la Bahía de Nápoles, llamada Il Dolce Far Niente, que fue todo lo contrario a lo que nosotros hicimos ¡no paramos un minuto! Nuestra anfitriona, la encantadora Gabriella, se aseguró de que en todo momento nos encontrásemos como en casa. Para nosotros esta es una forma ideal de viajar, mucho más acogedora que ir de hoteles. Además nos permitió hacer mucha más vida con nuestros compañeros de viaje, tomar los desayunos caseros que Gabriella nos preparaba y disfrutar de tranquilas cenas tomando exquisitos productos locales: tomates y berenjenas en aceite, quesos, mortadela… y de postre… un poco de limoncello tan típico de la zona.

Sin contar el día de llegada y de regreso, pasamos 5 días completos. Estos fueron nuestros planes molones en Italia:

Día 1: Capri y Sorrento

  • Tomamos el ferry por la mañana desde Sorrento y nos dirigimos a la famosa isla italiana. Al llegar al puerto, lo más cómodo es subir en funicular al pueblecito de Capri. Allí dimos un paseo por su pequeña Piazza y caminamos un rato por la tranquila Vía Tiberio viendo preciosos jardines y villas como las que podéis ver en las fotos.

Imagen

  • Vuelta al centro para coger un bus que nos llevase a la otra población de esta pequeña isla, Anacapri, donde se encuentran las mejores vistas. Para poderlas contemplar, hay que tomar un transporte un poco especial, un telesilla individual que en poco más de 10 minutos te lleva a la parte más alta de la isla. Os recomendamos que no os lo perdáis, tanto el trayecto como las vistas que nos esperan arriba son impresionantes!
  • A la hora de la comida, siguiendo las recomendaciones de tripadvisor nos decidimos por el Ristorante L’Arcate (Via G. Di Benedetto 4) en Anacapri. Deliciosos los spaguetti vongole, los ravioli caprese y muy bien de precio, para la fama que tienen los restaurantes de la isla.

Imagen

  • Los ferries vuelven a primera hora de la tarde, así que el resto del día lo dedicamos a pasear por Sorrento, ver sus acantilados, sus jardines de limoneros como I Giardini di Cataldo (Via Correale, 27) donde puedes probar el limoncello artesanal que allí preparan; el centro de la ciudad y tomar un helado en una de sus mejores heladerías: Raki (Via San Cesareo, 48).

Imagen

Día 2: Pompeya y Nápoles

  • El segundo día lo dedicamos a conocer las ruinas de esta ciudad, sepultada por la erupción del Vesubio hace casi dos mil años. A pesar de los miles de turistas que la visitan cada día, es un sitio especial y, si nos concentramos un poquito, podremos imaginarnos sus calles y edificios llenos de gente y como era la vida en esta ciudad, centro económico de la zona y con una actividad frenética.

Imagen

  • Al salir de Pompeya, tomamos la línea de tren Circumvesuviana camino a Nápoles, donde llegamos a tiempo para probar una de las pizzas más populares de la ciudad en L’Antica Pizzeria da Michele (Via Cesare Sersale, 1-3). No os preocupéis si veis mucha gente en la puerta… entrad a coger número y una birra, si os apetece, y a esperar en la puerta. La cola va más rápido de lo que parece y merece la pena!

Imagen

  • Por la tarde, un paseo por el centro de la ciudad, saboreando el encanto de sus calles decadentes, sus fachadas estropeadas, su tráfico caótico, sus iglesias recargadas, los altares y vírgenes en cada esquina. Nápoles te puede gustar más o menos, pero es innegable que tiene una personalidad propia y a nosotros nos conquistó.

Día 3: Nápoles

  • Para conocer bien la ciudad hacen falta varios días, así que en nuestro tercer día volvimos a Nápoles para continuar andurreando por sus calles, visitamos el barrio español, la zona del Palacio Real, las galerías Umberto I, el pequeño puerto al lado del Castel dell Ovo y el paseo a orillas del mar con vistas al Vesubio, la zona de Chiaia…

Imagen

  • Para comer, seguimos la recomendación de nuestro amigo David, que vivió un tiempo en Nápoles. Visitamos Da Nennella (Vico Lungo Teatro Nuovo, 105), una auténtica trattoria en el barrio español donde comimos genial por menos de 10 € cada uno. Y de postre, un helado en una de las mejores heladerías de la ciudad, Casa Infante (Via Toledo, 258). Nuestro preferido, el de pistacho!

Día 4: Ruta en barco por la Costa Amalfitana

  • Este día por fin nos lanzamos a descubrir la famosa Costa Amalfitana y lo hicimos desde el mar, en una excursión de día completo que salía desde Sorrento con paradas en Amalfi y Positano. Hay muchas agencias en Sorrento que ofrecen estas excursiones en barco, incluso en temporada alta hay servicio de transporte público en barco que conecta las principales poblaciones de la costa.
  • Conocer los pueblecitos que salpican la costa, las islas Li Galli, las pequeñas playas, las grutas, los lujosos hoteles desde el mar nos encantó. En Amalfi hicimos una parada de 3 horas, visitamos el imponente Duomo que domina la plaza principal, callejeamos por sus estrechas calles con escaleras y pendientes y llegamos a la encantadora  piazzetta S. Maria Maggiore, donde descubrimos un pequeño restaurante en el que comimos unos spaguetti vongole deliciosos. Nos atendieron fenomenal y comimos en nada de tiempo, ya que teníamos mucha prisa por volver al barco. Por cierto, nos hemos aficionado a los spaguetti vongole ¡si conocéis algún sitio en Madrid donde estén ricos nos lo tenéis que contar!

Imagen

  • Tras la comida, vuelta al barco para dirigirnos a nuestra siguiente parada: Positano, que se ve precioso desde el mar con sus casitas de colores escalando la montaña. Una vez allí, subimos sus calles en pendiente para poder disfrutar de una de las mejores vistas del viaje, ¿verdad qué es una maravilla?

ImagenImagen

Día 5: Costa Amalfitana en coche

  • Como os contábamos al principio, alquilamos una furgoneta y para nosotros ha sido la mejor opción por la independencia que te da. El último día nos lanzamos a la sinuosa carretera Nastro Azzurro. Poco más de 40 km plagados de curvas, que hay que recorrer con calma, disfrutar de las impresionantes vistas y pararse cada vez que nos apetezca.
  • Tras más de dos horas de camino, llegamos a Ravello, uno de los sitios que más nos han gustado en este viaje. Es un pequeño pueblecito a 350 metros sobre el nivel del mar, donde pasamos la mayor parte del día. Imprescindible visitar Villa Rufolo y Villa Cimbrone, que nos dejaron sin palabras con sus jardines y sus vistas sobre el mar. Para comer, seguimos la recomendación de este artículo de El Viajero y no nos defraudó, los canelones de la Mamma Anetta del restaurante Cumpa Cosimo (Via Roma) hay que probarlos, al igual que la ensalada caprese y el tiramisú.

ImagenImagen

  • De vuelta a casa, nos paramos de nuevo en Positano, creo que para grabar bien en nuestra retina su imagen y despedirnos, espero que hasta pronto, de esta maravillosa zona de Italia que ya estáis tardando en conocer ;)

La Venus de las pieles

Hace unos días, asistimos a una de las primeras representaciones de una obra que va a dar mucho que hablar en las próximas semanas: La Venus de las pieles, protagonizada por los conocidos actores Clara Lago y Diego Martín.

Imagen

Esta obra, al igual que otra que vimos hace poco, Locos por el té, cuenta una historia de teatro dentro del teatro, aunque esta vez desde una perspectiva diferente. El protagonista, llamado también Diego, es un prometedor dramaturgo que está preparando la adaptación al teatro de la novela “La Venus de las pieles”, el libro del s.XIX del escritor Sacher-Masoch que dió lugar al término masoquismo. Tiene todo preparado, excepto lo más importante, una actriz que interprete a su protagonista. Ninguna de las que ha visto en los castings tiene lo que Diego considera imprescindible para un papel tan importante: una mujer femenina, interesante, seductora… Hasta que aparece Vanda, que casualmente se llama como la protagonista. Una chica que nos saca de quicio, histriónica y ordinaria, que aparentemente nada tiene que ver con lo que el director anhela. Hasta que comienzan a leer juntos el guión…aquí todo cambia…para Diego, pero también para nosotros.

Imagen

Clara y Diego no paran de dejarnos con la boca abierta durante toda la representación, de transmitirnos muy diferentes emociones desde la diversión, la sorpresa, el estupor o la confusión. La Venus de las Pieles es una obra compleja y sorprendente, los personajes evolucionan de manera que no esperamos y queremos que continúe para seguir descubriendo cual es el juego de estos dos personajes, un juego que nos deja con las emociones a flor de piel.

La Venus de las pieles se representa desde el 7 de Mayo al 15 de Junio 2014 en las Naves del Español, en Matadero (Plaza de Legazpi, 8), uno de nuestros espacios culturales preferidos en la ciudad. Os recomendamos que no os la perdáis y nos contéis si os ha sorprendido tanto como a nosotros.

Metro Bistro Plaza Mayor

Hace unos meses os hablábamos del descubrimiento de un restaurante que nos encantó, Metro Bistro Templo de Debod. Pues bien, pocos meses después, gracias al buen hacer y talento de su equipo, acaban de abrir un nuevo restaurante en pleno centro de Madrid (C/ Imperial, 3), al lado de la Plaza Mayor. Una ubicación perfecta, podemos dar un paseo por el Madrid de los Austrias y terminar comiendo o cenando en este restaurante.

Imagen

El pasado jueves, tuvimos la oportunidad de asistir a su fiesta de inauguración. Metro Bistro Plaza Mayor es un espacio muy amplio, moderno y acogedor. El chef Matias Smith y su equipo se han traído al nuevo restaurante la carta que ya conocíamos del Metro Bistro Templo de Debod, donde han comenzado con un nuevo concepto de carta de Fusión Latino Americana, que también tenemos muchas ganas de probar. Platos cuidados al detalle, muy elaborados, con ingredientes de calidad y toques de la cocina latina. Para completar la comida, la oferta de vinos de todo el mundo es amplísima. También nos ofrecen aperitivos y cócteles, nosotros probamos el pisco sour… y os aseguramos que estaba riquísimo!

Imagen

La inauguración fue tipo cóctel, presentando muchos de sus platos en versión mini: tablas de queso, mini hamburguesas, ceviche, foie con guayaba, guacamole con nachos y chips de patata morada, steak tartar, arepas, salmorejo con toque de albahaca, ensalada de alga guacame y sésamo…Todo estaba delicioso y nos ha dejado con muchas ganas de volver!

Enhorabuena Metro Bistro por esta nueva apertura ¡Os deseamos mucho éxito, pronto nos tenéis allí de nuevo!

Viajes Molones: Direcciones imprescindibles en París

Planes Molones está de vuelta tras las vacaciones de Semana Santa, esperamos que todos hayáis pasado unos días estupendos con muchos planes interesantes y chulos. Pronto os contaremos en detalle los nuestros. Los que nos seguís en Instagram (click aquí) tenéis más pistas ;) y ya sabéis cuál ha sido el destino molón que hemos visitado, ¡nos ha encantado!

Para completar la ruta parisina de nuestro último post, hoy os traemos nuestras direcciones preferidas de esta ciudad:

  • Restaurante Chez Prune (36, Rue Beaurepaire). Es uno de nuestros fijos siempre que visitamos Paris. Siempre súper animado con público parisino, está al lado del Canal de St Martin y, si hace bueno, su terraza es una maravilla. Sobre la comida, cambian la carta muy a menudo, ofreciendo cada día 4 o 5 platos diferentes con buenos productos, combinan carne, pescado o pasta con ensaladas y verduras preparadas de formas muy originales, lo más destacable es el sabor que consiguen dar a cualquier plato.

Imagen

  • Creperia Beaubourg (2, rue Brisemiche). Al lado del Centro Pompidou, en la plaza de la fuente de Stravinsky, encontramos esta crepería que puede parecer como los demás sitios de crepes, pero os aseguramos que no es nada fácil encontrar un buen crepe en Paris y que no te cobren un dineral por ser turista! Es perfecta para una cena ligera: una galette (crepe salado) y de postre un crepe dulce. Nuestro favorito el crepe suzette, flambeado con brandy. Para beber, la especialidad de Beaubourg es la sidra.
  • Pastelería Eric Kayser (direcciones en su web). Cadena de panaderías artesanas que se ha extendido mucho desde la última vez que la visitamos. Sus croissants (normales y de almendras), pain au chocolat, tartaletas y dulces son de los mejores de la ciudad. Imprescindible para desayunar o comprar unos bocatas de salmón, queso…y hacer una comida rápida en cualquier parque.

Imagen

  • Pastelería Pierre Hermé (direcciones en su web). Desde hace unos años, el macaron se ha convertido en el dulce parisino por excelencia. Los encontraremos por toda la ciudad, para nosotros los más ricos y artesanales son los de Pierre Hermé. No son baratos, pero podemos darnos un capricho y probar 3 ó 4 sabores, veréis como merece la pena!

Imagen

  • Quesería La Ferme Saint-Aubin (76 Rue Saint-Louis en l’Île). Ya os contamos hace poco que somos muy muy queseros. En la Île de Saint Louis, además de calles tranquilas y preciosas, encontramos una pequeña tiendecita que es el paraíso de todo amante del queso. Sus dependientes son muy amables y no dudan en dar a probar todos los quesos que nos llamen la atención. Perfecto para hacer un picnic en el Sena con una botella de vino y una baguette o para traernos a casa, ya que envasan al vacío.

Imagen

  • Mercado Place Monge. Este tipo de mercados de productos frescos y comida para llevar se encuentran por toda la ciudad, éste es uno de nuestros favoritos. Se celebra miércoles, viernes y domingos en el animado 5éme arrondisement.
  •  Colette (213, Rue Saint Honoré). Fue una de las primeras tiendas de “tendencia” que se abrió en Europa, allí encontraremos ropa para chico y chica, tecnología, libros, regalos y objetos de diseño lo más curioso. En la planta de abajo hay una cafetería donde podemos comer o probar alguna de las más de 100 aguas embotelladas que tienen en su carta.
  •  Repetto (22, Rue de la Paix). En nuestros paseos parisinos por la zona de la Place Vendôme siempre incluimos esta tienda de ballet. Crean unos escaparates preciosos que parecen un escenario. El interior de la tienda está decorado como una clase de baile de un cuadro de Degas. Todo está muy cuidado y, sus bailarinas, aunque un pelín caras, son un básico de calidad que nos durará años.

Imagen

Hasta aquí nuestras direcciones imprescindibles en París. Esperamos que os hayan gustado y nos dejéis en el apartado de comentarios cuales son vuestras tiendas y restaurantes preferidos!

En el próximo post volvemos con planes molones en Madrid, tenemos muchos a la vista. ¡Hasta pronto!